domingo, 24 de julio de 2011

VACACIONES DIFERENTES




Lo más difícil durante las vacaciones es saber DESCONECTAR,  intentar llegar de nuevo al trabajo con las pilas cargadas para afrontar otro largo año. A veces volvemos con la sensación de no haber disfrutado plenamente de las vacaciones. Por eso, aquí van algunos consejillos que te vendrán bien tanto si te quedas en la ciudad, como si vas a la playa o al campo…



OLVIDA EL DESPERTADOR, llevamos todo el año escuchando ese insistente ruido cada mañana, por qué no dejar que el cuerpo siga su ritmo biológico durante esta época, que los rayos de sol que entran tenues por la ventana nos vayan desperezando cuerpo y mente. Tómate tu tiempo para levantarte y piensa en todos los buenos momentos que te esperan, todo optimismo. Levantarse con buen humor hace que afrontemos el día de otra manera.



Recarga pilas con un BUEN DESAYUNO, proteínas, hidratos, fruta… Disfrútalo al aire libre si tienes terraza, o con el periódico, o rodeado de tu familia, charlando con tu compañero. Se trata de ir lentamente sin pensar en qué tienes que hacer después, eso ya lo hacemos durante el resto del año. Un buen desayuno mediterráneo, con pan, aceite de oliva, jamón, café con leche desnatada, un zumo recién exprimido. Invierte todos los sentidos en tomarlo. Ahora ya has recuperado la energía después de las horas de sueño.





Aprovecha el tiempo que tienes de sobra (estás de vacaciones) y da un PASEO por el parque, la orilla de la playa… Estimularás el organismo, lo tonificarás, quemarás calorías, te relajarás, pensarás, encontrarás el equilibrio perdido. Qué más se puede pedir!!






Por qué no disfrutar de un SPA CASERO, tras el ejercicio qué mejor que una ducha refrescante con la música que más te guste. Aprovecha el momento para depilarte, hay productos que los puedes utilizar durante el baño: cuchillas, cremas depilatorias resistentes al agua… Ponte una mascarilla facial que tendrá doble efecto con el vapor generado y mientras, exfóliate el cuerpo para eliminar las células muertas y conseguir un moreno homogéneo. Son pequeños gestos que puedes hacer durante la ducha y harán que luzcas radiante. Tras el baño, hidrátate bien, elige tu producto favorito con las propiedades que más se adapten a tus necesidades, reafirmantes, nutritivas, anti celulíticas, anti estrías, hay un amplio abanico en el mercado donde elegir. Aquí os dejo algunas de las que yo utilizo y a precios muy asequibles:








Llegados a este punto, tenemos las pilas cargadas al máximo, hemos dormido bien, hemos tomado un desayuno completo, hecho ejercicio y estamos perfectamente depiladas y con la piel suave. Es el momento de arreglarse y disfrutar de lo que más deseemos: ir a un museo, bajar a la playa, ir de tiendas, ver a una amiga. Lo más importante es hacer lo que nos apetezca en cada momento, eso es lo que hay que hacer en vacaciones... Prohibido estar toda la mañana enganchada a la TV, o estar todos los días haciendo recados y limpiando (deja estas tareas para compartir con los tuyos y no todos los días de la semana, aprovecha para unificar lo más tedioso de la semana en una o dos mañanas y apenas lo notareis)



A la hora de la COMIDA, no se trata de estar a dieta constantemente, date un respiro. Podemos comer de todo saludablemente, a quién no le apetece un gazpacho fresquito y una paella, o unas sardinas asadas a pie de playa. Hay que saber alimentarse incluyendo todos los grupos de comida (fruta, verdura, proteínas, hidratos, lácteos, legumbres) y dándonos un capricho de vez en cuando. No creo que sea más sano el no tomarnos un helado que el quedarnos con las ganas.





SIESTA, a todo el mundo le gusta y está demostrado que media hora de sueño aumenta la energía y descansa la mente. Busca un lugar tranquilo y en penumbra, no totalmente oscuro y échate un ratito corto, afrontarás el resto del día con otro ánimo. Eso sí, no es aconsejable alargarla más de treinta minutos pero sí tomate tu tiempo para despertarte, ya que si no podrá tener el efecto contrario, y aflorará el mal humor, que en esta época se trata de desterrar.






Dedica TIEMPO  a tu entorno familiar y social, llama a esa amiga que casi nunca ves, disfruta  los momentos con tus hijos, hermanos, padres, atendiendo a cada conversación y a cada detalle, así valoramos más lo que tenemos. El resto del año asistimos a estos instantes como zombies, no nos paramos a escuchar, a sentir, a tomarnos nuestro tiempo para charlar animadamente. Engánchate a un buen libro, ponte tu CD favorito, disfruta de un momento de intimidad y soledad contigo misma. Te ayudará a ser más consciente de tu realidad, a relajarte, a tomar decisiones sobre tu vida. Es algo que deberíamos hacer todos los días del año, pero la falta de tiempo nos impide meditar.






RENUÉVATE tras un día de playa, baño relajante con tu aroma favorito, mascarilla en el pelo, aftersun. Arréglate: píntate las uñas de manos y pies, hazte una trenza de espiga, muy de moda este verano, ponte unos buenos tacones y luce bronceado. Tu autoestima se verá reforzada y te sentirás mejor contigo misma y eso se trasmite a los demás.






En verano no hay que ser estrictos ni en horarios, ni en alimentación, pero sí hay que encontrar un equilibrio en lo que hacemos para mejorar nuestra salud física y mental y que realmente a la vuelta de nuestras vacaciones nos sintamos renovados, con el sentimiento de haber disfrutado y descansado al 100 %.



6 comentarios:

  1. dsde luego que si, ha que disfrutar el verano porque se pasa rapidsimo y luego no tenemos tiempo de nada!

    besitos!

    ResponderEliminar
  2. Vaya que sí Tere, gracias por visitar mi blog

    El tuyo me ha encantado!!

    Besos,


    Rocío

    ResponderEliminar
  3. omg, I would love to be there too right now :)
    X

    ResponderEliminar
  4. Me too! Thanks for visiting my blog! kisses

    ResponderEliminar
  5. me ha encantado este post!, tienes toda la razon en lo que dices!
    Un besazo!

    www.juliphotodiary.com
    Juli

    ResponderEliminar
  6. Hola, Juli, te lo agradezco mucho!!

    Besos!!

    ResponderEliminar